Quiénes somos

Comunicarnos empáticamente  en nuestra vida familiar, profesional, social, solicitando lo que necesitamos de manera eficiente, es una tarea que necesitamos aprender y que nos trae muchos dolores de cabeza.  El reto de afrontar con otros/as la angustia que causan los conflictos y la necesidad de aprender de ello, me llevó al mundo profesional de la mediación y la intervención familiar.

En Círculo de Mediación encuentro profesionales que creen que el diálogo puede ser el camino para la resolución de los conflictos sociales. Me siento afortunada de poder ser parte de este proyecto que apuesta por el aprendizaje y la construcción de la paz.

 Máster en Intervención y Mediación Familiar. Diplomado en Aprendizaje Cooperativo. Diplomado en Filosofía para niños. Taller de Crecimiento Personal. Formación básica del modelo Integral de Intervención en Sexualidad. Maestría en teología y mundo contemporáneo. No. de Inscripción en el Registro de Mediadores Familiares de la Comunidad Autónoma de Canarias 279.

Mónica Robledo Bucio


 

Como abogada especializada en derecho del consumo, tomé contacto con la mediación cuando desde la administración local, dirigí la oficina de consumo y la junta arbitral de consumo de  Zamora, centrada en la defensa de los derechos de los consumidores, intentando aunar intereses entre éstos y las empresas.  Más tarde, al llegar a las Palmas de G.C. descubrí nuevos aspectos de la mediación en distintos cursos en el área civil y familiar.

Siempre he entendido el derecho como una creación humana, que ha supuesto mucho esfuerzo y dedicación para conseguir la búsqueda del  equilibrio y la verdad, y que no se habría creado si no existiera ese sentido de la justicia que llevamos dentro y que se construye a veces con pequeños gestos generadores de cambios que mejoran esa creación. Porque la justicia está en manos de todos y no sólo en los tribunales, al igual que la salud no está sólo en los hospitales.

Quiero destacar aquí la idea de la prevención, que nos resulta tan fácil entender en el terreno de la salud, todos sabemos que hay actuaciones para prevenir las enfermedades que dañan nuestra salud y de igual manera tenemos que empezar a aprender que el conflicto, la confrontación, la falta de armonía en las relaciones humanas, que dañan nuestros derechos, se pueden prevenir y que la forma de hacerlo es responsabilizándonos de encontrar una solución por el camino de la mediación. A través de ella, comprendemos que la verdad, la mayoría de las veces, se nos presenta repartida y desde estos trozos que cada uno llevamos, construimos juntos la mejor versión de la  justicia, en una colaboración  en la que todos ganamos.

Marta Cañas Becerro


 

Soy Abogada y Mediadora;  La mediación para mi, es arte, el arte de propiciar la comunicación obteniendo la conciliación de los mediados. Mi experiencia me permite poner a  disposición, la escucha, respetando en todo momento el derecho a ser oídos sin limitación de preguntas, sin limitación de respuestas, sin formas preestablecidas, tratando de facilitar los instrumentos necesarios para que sean los mediados quienes solucionen sus problemas y poco a poco, decidan que hacer con su conflicto.

 La mediación va en sintonía con la empatía, el mediador y mediados se sitúan en el conflicto, desde un punto más humano, más cercano.  La Mediación es también un proceso satisfactorio, los acuerdos adoptados en Mediación y homologados judicialmente, cuentan con un grado mayor de satisfacción que facilita su cumplimiento. Por estas razones creo en la Mediación y en la abogacía como dos profesiones que se complementan.

María del Carmen Lasso García


A lo largo de mi vida profesional he convivido muchas veces  con situaciones conflictivas. Conocí el mundo de la infancia y la adolescencia en mi etapa de Profesor. Estudié las relaciones familiares en mi etapa de Abogado de Familia.

Ahora desde este nuevo proyecto y como Mediador Familiar inscrito en el Registro de Mediadores del Gobierno de Canarias pretendo desarrollar un marco donde recoger opiniones, crear debates, estudios de formación y sobre todo difundir la mediación.

                                                                          Fernando Rodríguez Puelles


La condición de ser docente, hace que mi profesión esté vinculada a la juventud y a la familia. Por ello, desde siempre he tenido actitudes orientadas a la convivencia, resolución pacífica de conflictos y tutorías afectivas.

La experiencia docente y las responsabilidades que he ido teniendo a lo largo de los años en el ámbito educativo y en un contexto escolar y profesional. Desde el propio centro educativo, como en el Centro del Profesorado, como en la Administración Educativa. Ha hecho que haya tenido una perspectiva más amplia con una comprensión mayor del Sistema Educativo.

Todo ello me ha llevado a completar mi formación técnica y pedagógica como Licenciado en Pedagogía, en Postgrado de Mediación Civil y Mercantil. Experto en Mediación Familiar. Como estudios de Postgrado en Investigación e Innovación en Educación, en Orientación educativa.

Mi condición de mediador familiar, está produciendo en lo personal, el desarrollo de ciertas habilidades, técnicas, trabajo en equipo y capacidades de comunicación de mucho valor para el trabajo diario y para la resolución de conflictos.

Lucas Casimiro Sánchez


En varias ocasiones me han preguntado por qué quise ser psicóloga y posteriormente la pregunta se ha hecho extensiva a por qué soy mediadora. No sé, si hay alguna respuesta correcta, simplemente busqué aquello que me interesaba y en lo que creía.

Bueno, siendo totalmente sincera, yo busqué a la psicología y elegí especializarme en intervención familiar, ya luego fue la mediación quién me encontró a mí. Cuando descubrí el concepto de mediación, la idea me entusiasmó y hoy por hoy me sigue apasionando. La experiencia mediando me ha dado la oportunidad de ver como las personas se transforman y enriquecen cuando toman las riendas de su vida y miran hacia delante. Para mí, la mediación tiene un componente fundamental para afrontar cualquier procedimiento que afecte a la vida de las personas: otorga el poder de escribir su historia a sus verdaderos protagonistas.

Hoy por hoy, soy psicóloga especialista en Intervención y Mediación Familiar por la Universidad de La Laguna, colegiada en el Colegio de Psicología de Las Palmas y mediadora familiar inscrita en el Registro de mediadores del Gobierno de Canarias.

Yurena Sánchez Ramírez


 

Desde que tengo uso de razón siempre me llamó mucho la atención el comportamiento y la actitud de las personas en sus situaciones. Me quedaba en innumerables ocasiones atento observándolos. Para mí esa era una situación vital.

Evidentemente esto me condujo a formarme profesionalmente como psicólogo y especializarme principalmente en terapia de pareja. Actualmente estoy ampliando mi formación con un curso como experto en psicopatología y salud.

Soy también mediador familiar, faceta que me está aportando muchas satisfacciones, fundamentalmente por ese afán personal de trabajar con los demás a afrontar y superar sus conflictos.

Ayudar a los demás a intentar conseguir mejorar sus situaciones personales, así como las familiares resulta ser una tarea más de mi forma de ser.

Soy psicólogo, colegiado en el Colegio Oficial de Psicólogos de Las Palmas, así como mediador familiar inscrito en el Registro de Mediadores Familiares del Gobierno de Canarias.

Heriberto Luis Sanabria Pérez


 

Cuando empecé mi andadura profesional como psicóloga en el ámbito jurídico-penal, el concepto de mediación apenas si era reconocido como  técnica de resolución de conflictos.  Por aquel entonces los profesionales que la practicábamos, debido a exigencias en el desempeño de nuestra funciones, hablábamos simplemente del uso de métodos de negociación.

Fue en el transcurso de mi formación como Especialista Universitaria en Mediación Familiar cuando advertí que llevaba mucho tiempo mediando sin ser consciente de ello, comprendí su beneficio para solucionar  conflictos en diferentes ámbitos, así como la necesidad de que los profesionales con diferentes titulaciones académicas, que de alguna u otra forma la veníamos practicando en nuestro que hacer diario, tuviéramos una formación específica en técnicas de negociación, arbitraje y conciliación, a objeto de prestar mejor servicio en el desempeño de nuestra, hasta ese momento, desconocida labor como mediador.

Mª Ana Tamayo Heredia


Me encontré con la mediación caminando en un campo de flores, acariciando los pétalos de la solidaridad humana y de la responsabilidad social.

En los campos de flores y en los jardines del mundo hay muchas variedades de flores, dicen que todas las flores tienen un lenguaje propio y que transmiten mensajes diferentes. Pasamos por margaritas, rosas, jazmines, tulipanes rojos, girasoles, amapolas, hortensias, violetas…todas con sus sentimientos, sus necesidades.

Mi actitud personal ante ellas es de responsabilidad, de apertura, de tolerancia, de flexibilidad.

Todas las personas en mediación quieren ver el sol igual que las flores cuando el tiempo está revuelto.

Lo que me enamoró de la mediación es esa mirada esperanzadora, donde las relaciones deterioradas se impregnan de nuevos elementos que nos ayudan a continuar conviviendo y a ver la luz del sol.

Fátima Martín Ortega