Mediación, leyes y normas

Mediación, leyes y normas

Uno de los cuestionamientos más comunes ante la mediación es si  se utiliza para no cumplir normas o leyes.

Una mediación penal se vuelve sospechosa si por participar obtengo una reducción de la pena. Una mediación escolar se vuelve sospechosa si por ella me libro de un parte de conducta.

Tomemos en cuenta que las normas y las leyes son un marco para conservar y favorecer la convivencia. La ley nos protege de nosotros/as mismos/as, de nuestro deseo de venganza o de nuestra ambición.

En las sociedades modernas el derecho es un marco de mínimos, que debe dejar espacio a la libertad y creatividad humana en todos los contextos. Tener un exceso de normas ahoga el espíritu de cualquier grupo humano.

Si tomamos en cuenta que las normas son un gran marco de mínimos, algo así como la línea que delimita una figura geométrica, dentro de ese espacio existen muchas otras formas de resolver nuestros conflictos.

La mediación es una de las formas de resolver conflictos dentro de los grupos humanos y si por participar en ella se obtiene un beneficio, bienvenido sea, ya que la sociedad o el grupo humano en el que esta se lleve a cabo recibirá mayores beneficios aún: un mejor ambiente, un juicio menos, una expulsión menos, una relación familiar más estable, una convivencia basada en los nuevos aprendizajes surgidos del diálogo, y un largo etcétera.

Mónica Robledo
CIRCULO DE MEDIACIÓN

Máster Oficial  interuniveristario en
Intervención y mediación familiar
monica.robledo@circulodemediación.com