LA MEDIACION ES EL ARTE DE LA COMUNICACION Y UN PROCESO SATISFACTORIO.

LA MEDIACION ES EL ARTE DE LA COMUNICACION Y UN PROCESO SATISFACTORIO.

Soy Abogada y Mediadora; en mi opinión tener conocimientos jurídicos y experiencia en mediación me posibilita un abanico de posibilidades en dos profesiones  que se complementan y respetan en su ejercicio desde ámbitos desiguales, pero que tienen en común todas las materias, Civil, Penal, Administrativo, Social, Mercantil… La mediación no es sólo formación constante y trabajo, es arte, el arte de propiciar la comunicación obteniendo la conciliación de los mediados. Mi experiencia me permite poner a  disposición, la escucha, respetando en todo momento el derecho a ser oídos sin limitación de preguntas, sin limitación de respuestas, sin formas preestablecidas, tratando de facilitar los instrumentos necesarios para que sean los mediados quienes solucionen sus problemas y poco a poco, decidan que hacer con su conflicto.

 La mediación va en sintonía con la empatía, el mediador y mediados se sitúan en el conflicto, desde un punto más humano, más cercano. Me parece fascinante la sensación que percibo cuando dos personas enfrentadas, que manifiestan de entrada su negativa a no ceder en algún o algunos puntos concretos  de su conflicto, de repente, tras algunas sesiones, llega el día en que se han dado cuenta que a través del diálogo algo ha cambiado, que no se trata de la filosofía de ganar o perder, que pueden escucharse, mirarse y hablarse; flexibilizan llegando a cambiar de  forma total o parcial, aquellos extremos que en un principio mostraban como inamovibles.

 La Mediación es un proceso satisfactorio, como abogada puedo afirmar que las Sentencias se pueden incumplir, y de hecho se incumplen, las Resoluciones Judiciales no ofrecen una garantía de cumplimiento; los acuerdos adoptados en Mediación y homologados judicialmente, cuentan con un grado mayor de satisfacción que facilita su cumplimiento, al ser adoptados por las partes afectadas en el problema al lograr controlar y reconducir la situación y ser creadores de sus acuerdos y es que, si me permiten, les recuerdo el aforismo “Más vale un mal acuerdo que un buen pleito”,  en ello confluyen Abogados  y Mediadores.

 María del Carmen Lasso García,